Lavabos

lavabos

Antes de comprar lavabos deberías de saber los distintos modelos que te encontrarás en el mercado. En función del estilo que más te guste tendrás que decantarte por una u otra opción. Estas son las diferentes variantes:

  • Lavabos con pedestal: Vienen sin encimeras o complementos. En los últimos años han perdido presencia en los hogares, ya que la tendencia es la de apoyarlos en un mueble o suspenderlos en la pared. Es ideal si tienes pensado apostar por una apariencia retro.
  • Lavabos con semipedestal: Es muy similar a los de pedestal, pero con la única diferencia de que el pie no llega hasta el suelo, se corta a media altura. Se adaptan muy bien a cualquier estilo y su estética facilita la limpieza del espacio.

lavabos

  • Lavabos murales: Son los que carecen de apoyo, encimera o mueble. Va sujeto sobre la pared. Están pensados para cuartos de baño de reducidas dimensiones.
  • Lavabos sobremueble: Tienen un estilo muy vanguardista, donde parece que el pozo del lavabo ha sido apoyado sobre el mueble de manera circunstancial. Es lo más frecuente últimamente.
  • Lavabos encimera: Se trata de un lavabo similar al mural, pero con la única diferencia de que contamos con un espacio para el almacenaje. La encimera y el pozo van uno detrás del otro, facilitando la limpieza.

lavabos

  • Lavabo sobre encimera: Se colocan sobre ésta sobresaliendo y elevándose unos milímetros. Cuentan con un mayor peso decorativo al quedar más visibles. Es una buena opción para aquellos aseos de estilo clásico y convencional.
  • Lavabo encastrados en encimera: Suele pasar bastante inadvertido, ya que el peso de la decoración recae sobre la encimera. El lavabo queda prácticamente oculto en ella. Es la opción más común cuando los muebles destacan por su color o diseño.

lavabos

Las claves para elegir Lavabos

  • Hay múltiples modelos de lavabos en función del espacio disponible y del estilo de baño que quieras tener.
  • La forma, el tamaño, el material, el color del acabado, el número de senos… son otros puntos a tener en cuenta al elegir el lavabo en función de las necesidades de tu casa.

lavabos

Tipos de lavabos

Existen diferentes tipos de lavabos, en función del modelo. Elige el que más te guste visualmente y el que se adapte a la forma de tu baño y a las tomas de agua:

1. PARA MUEBLES.
 Aquellos que requieren de una encimera. A este tipo pertenecen los siguientes modelos de lavabos:

• Encastrado: son los que se colocan por debajo de la encimera, quedando empotrados (puede quedar el borde del lavabo a la vista o quedar totalmente encajado en la encimera). Este tipo de lavabos permite que la encimera sea la que cobre el protagonismo estético del baño, aunque condiciona el hueco que se debe hacer en la encimera.

lavabos

• De sobreponer: son lavabos que se apoyan directamente en la encimera del mueble del baño, de modo que sobresale del conjunto. Son muy decorativos y permite elegir una encimera pensando más en la estética. Para este tipo de lavabos se recomienda la colocación de grifos de caño alto.

• Integral: son aquellos modelos en los que la encimera ya lleva el lavabo integrado.

lavabos

La limpieza y el orden en casa es fundamental. Pero si existen dos zonas que necesitan un mantenimiento constante estas son la cocina y el baño: la primera porque es un lugar en constante uso y necesita higiene para poder preparar y consumir los alimentos sin riesgo para nuestra salud, y la segunda debido a que está considerada un ambiente de la casa destinado al aseo y bienestar.

En este post nos vamos a ocupar del cuarto de baño, compartiendo contigo útiles tips para mantenerlo siempre en perfecto estado.

lavabos

La bañera y el lavabo

Aplica regularmente un desatorador para prevenir problemas. En el caso de la bañera, te recomendamos renovar la silicona de las juntas para evitar que se produzcan filtraciones o que salga moho. Y por último si vas a ausentarte de casa por una temporada, echa un poco de aceite en los desagües, de esta forma evitarás que se sequen y desprendan mal olor.

Evita limpiar con desinfectantes que contenga cloro, ya que pueden dañar las partes cromadas y el esmalte.

lavabos

Grifería para lavabos

Para que se vea siempre brillante y reluciente. No te olvides de secarla siempre después de usarla, para la que la cal no se “coma” el brillo. Repasa las gomas y cámbialas cuando sea necesario, detectarás este problema si el grifo gotea.
No uses paños gruesos, rugosos o estropajos, ni tampoco productos abrasivos para limpiarlas, en especial si son cromadas. Para evitar atascos, no dejes que el filtro se llene de impurezas, límpialo con irregularidad, sobre todo si el agua se tu zona es rica en cal.

lavabos

Mampara

Una mampara opaca o llena de manchas de agua y cal en las juntas estropea visiblemente la decoración del baño. Para evitarlo debes aplicar periódicamente aceite en las bisagras y en otras partes móviles; limpia también los rieles con jabón y un cepillo suave, después sécalos con la ayuda de un paño y aplica un poco de vaselina para evitar que el agua se estanque.

No dejes las manchas de cal, ya que con el paso del tiempo resulta muy difícil eliminarlas, límpialas inmediatamente con un producto antical diluido en agua tibia, a continuación aclara muy bien; también puedes utilizar después del baño un producto específico que diluye las manchas y evita la acumulación de cal.

Muchas veces las manchas que presentan las mamparas son consecuencia de aplicar directamente productos con lejía, alcohol, antigrasas o anticales, por ello lo mejor es diluirlos antes en un poco de agua.

lavabos